Promover la cultura del ahorro


I ¿Podemos vivir sin cuidarnos?

Cuidamos muchas cosas a lo largo de la vida. Cuidamos la salud de nuestros hijos, el alimento de la familia, la vereda de la casa, el coche cada domingo y el cariño de los amigos. Cuidamos el perro que vive con nosotros y cuidamos al vecino. Cuidamos la dieta y la plata que tenemos para afrontar las necesidades del mes. Cuidamos el trabajo.

Sin embargo nos olvidamos de cuidar los recursos Descuidamos la luz cuando la dejamos prendida sin necesidad, descuidamos el agua con canillas que gotean o riegos innecesarios, descuidamos la calle al ensuciarla y descuidamos al peatón cuando no nos paramos para dejarlo pasar, descuidamos nuestra dieta con hábitos poco saludables.

II Ahorro, una palabra olvidada.

El ahorro es una palabra olvidada en el lenguaje de los argentinos. El ahorro no se limita al cuidado de los recursos financieros. Se trata de tener instrumentos que nos permitan cuidar el conjunto de los recursos que nos hacen progresar: los recursos humanos, los recursos naturales, los recursos logísticos. Por eso proponemos pensar una verdadera estrategia del cuidado, una gran movilización social y personal para tomar compromiso y acción en el cuidado de los recursos que son de todos. Para repensar los contenidos educativos de niños y niñas en el este siglo XXI.

.

Ahorro es pensar en el futuro. El ahorro implica esperanza en un futuro. La cultura del ahorro y del cuidado nos obliga a planificar

Ahorro es confianza. El ahorro necesita instituciones confiables con reglas de juego claras y estables. El cuidado es posible si las instituciones garantizan marcos legales y políticos previsibles.

Ahorro es emprendimiento. El ahorro facilita que el talento emprendedor de los argentinos se materialice en proyectos empresariales y en creación de nueva riqueza y nuevos empleos.

Ahorro se hace cargo de que los recursos son finitos. Una perspectiva desde el ahorro implica mirar los recursos disponibles como recursos limitados y finitos que necesitan una buena administración para garantizar un desarrollo justo para las generaciones futuras

III Hacia una cultura del cuidado

El cuidado forma parte de la agenda mundial. Está en los documentos de Naciones Unidas sobre el medio ambiente y forma parte de los últimos documentos del Vaticano. Está en los discursos políticos más incisivos del momento.

En Argentina la abundancia de recursos no ha logrado un desarrollo justo y equilibrado. A pesar de la gran riqueza de energía, tierra, agua o talento humano una deficiente administración nos ha alejado de un desarrollo equitativo para todos. Pero estamos demasiado cerca de la abundancia y aún lejos del desarrollo justo y equilibrado.

De nosotros depende en buena medida que logremos usar mejor que nunca los recursos que tenemos. El cuidado es clave para eso. La educación consigue un mejor cuidado del país. Un cambio cultural que nos permita una ciudadanía más consciente con el cuidado de los recursos sólo es posible si desde las etapas iniciales de la educación logramos incorporar esta visión de forma efectiva a la formación de niños y niñas.

IV Tomar acción

Quienes impulsamos esta iniciativa creemos que con poco se puede hacer mucho y de nosotros depende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s